Recomendaciones al viajar con bebes

Probablemente te convenga no moverte demasiado de tu casa los primeros meses después del nacimiento de tu bebé. Un bebé recién nacido exige una atención casi ininterrumpida, necesita ser alimentado y que le cambien el pañal, y el riesgo de infección por parte de algún desconocido es demasiado alto. Además, seguramente estés agotada.

Pero alrededor de los 3 meses de edad, los bebés ya están en condiciones de viajar, siempre que se trate de un viaje relativamente tranquilo. A esa edad ya no son tan frágiles como a veces piensan sus padres. Y ahora que tu niño todavía es pequeño, es menos probable que sienta el viaje como un trastorno. Además, todavía no puede correr de un lado a otro como para darte problemas. Por eso, disfruta este tiempo: cuando empiece a corretear, el viaje será un desafío mucho mayor.

Salud y seguridad

  • Prepara un botiquín de primeros auxilios de manera que puedas contar con los elementos necesarios para ayudar a tu bebé si presenta alguna pequeña complicación de salud mientras viajan. No te olvides de llevar contigo todas las medicinas de venta con receta que tu bebé necesite, aunque sea sólo ocasionalmente. Basta que te dejes el inhalador en tu casa para que tu pequeño tenga un ataque de asma en casa de la abuela.
  • Completa una hoja de emergencias que contenga los nombres y números de las personas que haya que contactar en caso de emergencia y la información de salud de tu niño. No olvides incluir los nombres de los medicamentos que toma, de manera que todo esté a mano en caso de necesidad.
  • Lleva un sombrero para proteger del sol a tu bebé si es época de calor o para mantener su cabeza abrigada si el clima es frío. El filtro solar tampoco puede faltar, si es que van a pasar horas al aire libre, sea cual sea la estación del año. El factor de protección solar que uses no deberá ser menor de 15 y deberá tener protección UVA y UVB. Aplícalo en pequeñas cantidades sobre la cara y el dorso de las manos si el bebé tiene menos de 6 meses, o, si es más grandecito, de modo más abundante en todas las zonas de la piel que queden expuestas.

Comida y comodidad

  • Si amamantas a tu bebé, lleva una botella de agua o un termo con líquido que te ayude a permanecer bien hidratada.
  • Si no estás amamantando, la leche de fórmula lista para tomar es lo más práctico que puedes llevarle a tu bebé.
  • También resulta cómodo llevar leche de fórmula en polvo que necesita mezclarse con agua.
  • Si tu bebé ya comenzó con los alimentos sólidos, llévale solamente la comida que necesite para el viaje. Siempre podrás comprar más una vez que llegues a destino. (Excepción: si viajas a otro país o a un lugar en el cual podría ser difícil encontrar lo que necesitas, podrás ahorrarte un dolor de cabeza si llevas una provisión completa de alimentos.)

Entretenimiento

  • Trae una bolsa de sorpresas que contenga algunos de los juguetes favoritos de tu bebé, junto con algunas cosas nuevas. Puedes llevarle, por ejemplo, juguetes para encajar, espejos irrompibles, sonajas, juguetes musicales, animales de peluche, juguetes sorpresa, llaves de plástico y mordederas. Lleva sólo algunos juguetes para que sea más fácil cargarlos de un lado a otro.

Equipaje

  • Coloca en la pañalera o bolsa del bebé un cambiador que sea práctico en los viajes para usar en los baños públicos o en el baño del avión, si no hay cambiadores allí.

 

Sin Comentarios.