Claves para irte de vacaciones y dejar tu trabajo en orden

Los últimos días en la oficina suelen ser frenéticos, tanto porque la carga de trabajo aumenta si otros compañeros de tu equipo están de vacaciones, como porque debes cerrar los proyectos que tienes a medias o, al menos, prepararlos para cederlos a otro. La emoción por la proximidad de la fecha que llevabas esperando varias semanas tampoco ayuda a reducir la fiebre prevacacional.

El resultado es que el día que iniciamos las vacaciones nos sentiremos bastante fatigados y sin demasiadas ganas para emprender un viaje. Hay a quien le gustaría posponer la fecha de partida, pero es imposible, por lo que al final inicia sus vacaciones con un alto nivel de cansancio que le costará varios días soltar. Para evitar esta situación, es recomendable dejar un día de descanso entre medias. De este modo cargarás las pilas y partirás de viaje mucho más tranquilo y con las energías necesarias.
Planifica, prioriza y, sobre todo, delega.

No dejes las cuestiones importantes para los últimos días. Si se debe ceder un proyecto, hablar con alguien sobre algún aspecto importante que debe zanjarse antes de las vacaciones, realizar una reunión o cualquier otro tipo de obligación, hay que tratar de atarlo lo antes posible. En estas fechas es fácil que otras personas importantes con las que debemos comunicarnos estén de vacaciones, por lo que cuanto antes se salga de dudas, antes podrán buscarse soluciones para resolver estos contratiempos.
Mucha gente tiene que acabar yéndose de vacaciones sin cerrar ciertas cuestiones en el trabajo, por lo que al final tendrá que llevarse carga laboral, realizar llamadas durante su viaje o cualquier otra tarea, por lo que ni desconectará todo lo que podría ni aprovechará al máximo sus días libres. Lo más fundamental según el psicólogo: “aprende a delegar y no dejes todo para el último momento”.

Informa a todo el mundo de cuáles son las fechas de tus vacaciones
Es fundamental aprende a delegar y no dejar las cuestiones importantes para el último momento para poder irse de vacaciones con la mayor tranquilidad posible
Para evitar llamadas o mensajes en el móvil reclamándote cada dos por tres trata de dejar informado a todo el mundo con el que te relaciones en el trabajo sobre las fechas de tus vacaciones. En este sentido, también puede ser de utilidad dejar programado el correo electrónico para que cuando recibas un mensaje mande una contestación automática en la que se informe que estás de vacaciones de tal a tal fecha. Así sabrán que tienen que acudir a otra persona y no se molestarán por tu demora en la respuesta.
Para el psicólogo también es importante contar con protocolos de actuación en caso de urgencia. Es decir, una estrategia para atajar problemas antes de que sea demasiado tarde.

Mentalizarse de que se debe desconectar
Desconectar es casi una prescripción médica. Aunque usted no lo perciba, su cuerpo y su mente sí. Las vacaciones pueden ser un buen momento para valorar su nivel de adicción al mail y al móvil. En ocasiones es difícil no tener un sentimiento de culpabilidad cuando se apaga el móvil ni se revisa el correo electrónico, la tentación es grande, pero de este modo no lograremos aprovechar al máximo los días de descanso. Si es necesario para quedarse más tranquilo se puede realizar una llamada o mandar un correo, pero esta actitud no debe tenerse por costumbre.

Deja todo recogido y organizado
La última tarea que uno debe realizar antes de partir de vacaciones es dejar su puesto de trabajo recogido y bien organizado. Aunque parezca una cuestión sin importancia, “ordenar el escritorio es ordenar la cabeza”, apunta Patrick Amar, es algo imprescindible para encarar las vacaciones de la mejor forma posible. La organización nos ofrece la sensación de control, y es un factor que ayuda a alejarnos del estrés.

Sin Comentarios.